Detector de metales chaser

Mejores ofertas en detectores de metales

Desde luego, también hay que tomar en cuenta que los detector de metales chaser que traen distintas funcionalidades deben ser configurados para advertirlos, además, lo más recomendable es que las bobinas sean grandes, ya que estas son los sensores.

Los detectores de diamantes acostumbran trabajar a una frecuencia considerablemente mayor que otros detectores de metales y tienen una mayor sensibilidad a las pepitas de oro.

Bestseller No. 1
DETECH Chaser Detector de metales VLF de 14 kHz con bobina de 9 pulgadas, sistema de batería recargable, con una caja de dibujos animados de lujo incluida
  • TECNOLOGÍA Y ESPECIFICACIONES: Tipo: Detector de metales de muy baja frecuencia (VLF) Tecnología: Profundidad extrema y sensibilidad (EDS) Frecuencia de funcionamiento: 14 kHz. Bobinas disponibles: 9 pulgadas Ultimate bobina para CHASER. Peso: 1,5 kg con baterías
  • Uso previsto: detección de metales en todo terreno, caza de reliquias, monedas antiguas, joyas, artefactos, nugets dorados y todos los metales. Tesoros muy profundos y caza de playa.
  • Características: el detector utiliza 4 pilas AA que proporcionan más de 20 horas de funcionamiento continuo. El Detech Chaser tiene el equilibrio automático y manual. Discriminación ajustable, alta calidad de identificación de objetivos de tono dual - tono bajo para blanco ferroso, agudo para objetivos no ferrosos.
Bestseller No. 2
Kimble 31251-200 - Placa desecadora (metal, 200 mm)
  • Placa desecadora de metal.
  • 200 mm OD
  • Pieza de repuesto para desecadores de vacío Kimble con cuello
Bestseller No. 3
Kimble 31251-250 - Placa desecadora (metal, 250 mm)
  • Placa desecadora de metal.
  • 250 mm OD
  • Pieza de repuesto para desecadores de vacío Kimble con cuello
Bestseller No. 4
Kimble 31251-150 - Plato desecador (metal, 150 mm)
  • Placa desecadora de metal.
  • 150 mm OD
  • Pieza de repuesto para desecadores de vacío Kimble con cuello

Encuentra los mejores descuentos en detector de metales chaser

Comunmente, el acero inoxidable da sitio a una señal enclenque y normalmente próxima al eje perpendicular de detección (que sería en el momento en que ningún material pasa por el detector). Para complicar aún más las cosas, el propio producto puede causar distorsiones en el campo ya que tiene su propia conductividad la que se ve incrementada por su composición, entre otras cosas, en agua o bien/y azúcares. Esta clase de situación puede dar lugar a falsos rechazos, por lo cual hay que programar el aparato a fin de que “ignore” la señal generada por nuestro producto. Esta acción debe ser muy cuidadosa, ya que al abrir una ventana a determinadas señales por las generadas por el producto, se puede incluir en ellas señales de metales de intensidad reducida o bien cercanas al eje central; con lo que se dejarían de descubrir algunos metales o bien de ciertos tamaños.